10 tips para evitar el agotamiento en TI

Los profesionales de TI saben muy bien que las largas horas y el estrés impuesto por las fechas límite del trabajo pueden pasarnos la factura. Si no se controla, el estrés excesivo puede llevar al agotamiento. Afortunadamente, hay algunas cosas que puedes hacer para evitar ese agotamiento en TI. No todas las sugerencias siguientes van a ser prácticas para todos, pero algunas pueden ayudarte. Aquí están las técnicas que en general me han servido.

1. Toma tiempo libre siempre que puedas

Es común que las personas que trabajan en ciertas posiciones de TI pasan meses sin un día libre. Todas esas largas noches y fines de semana realmente pueden tirarte al piso después de un tiempo. Una de las mejores maneras de luchar contra la fatiga inevitable es aprovechar al máximo tus días de vacaciones.

A lo largo de los años, he tenido gente que me dice que tomar unas vacaciones es completamente irresponsable y que es algo que ningún verdadero profesional debería hacer. Sin embargo, estoy totalmente en desacuerdo. He encontrado que para mi no hay mejor manera de recargar mis baterías que tomar tiempo libre.

Me doy cuenta de que esto no es una opción para todos. Pero si es posible, trata de tomar unas vacaciones muy largas. Yo ni siquiera comienzo a relajarme sino hasta después de unos 3 días en mis vacaciones.

2. Identificar tareas estresantes

Otra forma de evitar la fatiga en TI es identificar tus tareas más estresantes. Generalmente, una o dos cosas hacen que un trabajo sea mucho más estresante de lo normal. Si puedes identificar las cosas que te causan más estrés, es posible que puedas encontrar una manera de reducirlo. Por ejemplo, tal vez puedes delegar esas tareas en particular a otra persona. O tal vez puedes dejar un tiempo cada semana para hacer frente a las tareas más estresantes y así no tener que preocuparte por ellos el resto de la semana.

3. Desconéctate al final del día

Desconectarme en la noche me ayuda a aliviar el estrés de TI. Con raras excepciones, trato de no revisar mi correo electrónico después de las 22:00hrs. De esa manera, cuando me acuesto a las 23:00hrs, mi mente ya ha tenido tiempo para relajarse y no me voy a dormir pensando en el trabajo.

4. Desahógate un poco

He oído a varias personas decir que una buena manera de aliviar el estrés y evitar la fatiga es tener un hobby. Aún cuando estoy de acuerdo con ese concepto general, he encontrado que no cualquier pasatiempo es bueno. Algunos hobbies son mejores que otros para sacar el trabajo de tu mente. Por ejemplo, conozco gente que que juega golf, pero siempre hablaban del trabajo. Hoy, un par de mis aficiones favoritas son los videojuegos y la lectura. Ambas actividades requieren concentración total, lo que hace imposible pensar en el trabajo.

5. Come bien y haz ejercicio

Por extraño que parezca, una dieta adecuada y el ejercicio pueden ayudarte a evitar el agotamiento. Cualquiera que haya tenido un problema por comer comida rápida puede atestiguar el hecho de que las personas generalmente se sienten mejor cuando comen bien, y sentirse bien puede ir un largo camino hacia ayudar a hacerlo a través del día. En particular, me he dedicado una buena parte de estos últimos 2 años a trotar y correr, lo que también ha incidido en mi salud y en cómo me siento en el trabajo (además de haber bajado una considerable cantidad de kilos).

6. Socializa

¿Cuándo fue la última vez que te reuniste con amigos o familiares? Tomar regularmente un rato para socializar (un café, una reunión en casa, ir a correr o caminar) podría ayudarte a olvidar el trabajo por un tiempo.

7. Desarrolla un plan de escape

Si tus condiciones de trabajo parecen totalmente intolerables, tómate un tiempo para determinar qué haría tu situación más aceptable. Tal vez evitar a ciertas personas ayudaría, o tal vez es hora de un trabajo diferente. Una vez que hayas averiguado lo que haría que tu situación mejore, el siguiente paso es llegar a un plan realista para lograr ese objetivo. Puede que no siempre sea fácil cambiar tu situación, y probablemente no sucederá de la noche a la mañana, pero donde hay voluntad hay un camino.

8. Duerme mucho

Dadas todas las demandas que se nos imponen, puede ser difícil dormir lo suficiente. Aún así, descansar mucho es esencial para evitar el agotamiento. Cuando estoy bien descansado, estoy mucho menos nervioso y pienso más claramente, lo que en última instancia se traduce en hacer mejor trabajo en menos tiempo. Generalmente no duermo lo suficiente durante la semana, así que trato de lograr dormir alguna siesta profunda los sábados y/o domingos. He encontrado que descansar el domingo me hace más capaz de lidiar con el lunes por la mañana.

9. Entrenamiento cruzado

A veces, lo que realmente lleva al agotamiento es hacer el mismo trabajo día tras día. Si ya estás realmente aburrido de tu trabajo, ¿por qué no inicias un programa de entrenamiento cruzado con algunos otros miembros del personal de TI? De esta manera, todo el mundo tiene un descanso de la rutina diaria normal, y la organización, en última instancia, se beneficia de la polivalencia.

10. Aprender a decir no

Esta podría ser la sugerencia más difícil de todas, pero a veces sólo tienes que decir que no a los proyectos. Esto es especialmente cierto si ya estás trabajando noches y fines de semana sólo para completar las tareas que ya se te han asignado. Recuerda, un día solo tiene 24 horas.

Y tú, ¿usas alguna técnica para sacar el estrés? Déjanos tus comentarios.

Tomado, traducido y tropicalizado de TechRepublic.